En tu ausencia

He querido desnudar mi alma. Irla descubriendo poco a poco.

Pero cuando una monda de falsas capas de fortaleza y seguridad yacía sobre el suelo, dejando entrever la desnudez de mis sentimientos, la fragilidad de mis pensamientos, la debilidad de mi ser…, ha llegado el tibio vacío de tu ausencia, esa lígera corriente en la puerta abierta a mis espaldas, y han salido volando.

Ahora flotan etéreos en tu respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *