Noche de fados y flamenco

Noche de fados y flamenco,
de sensibilidad a flor de piel,
de luna de sandía y amplias sonrisas,
de ojos azules.

De miradas cautivadoras que no puedo olvidar,
de una voz temblorosa que rompe la oscuridad,
de un piano que cruza el silencio,
y una guitarra que se deja acariciar.

Del sentimiento hecho canción,
de reproches sin nombre
ni dirección.

De sentirte cerca, de compartir emoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *