Un intruso en el paraíso

Alguien dijo que al hombre, también a la mujer, les expulsó Dios del paraíso por comer una manzana. Con ello simboliza la desobediencia y el castigo.

Yo, estos días he desobedecido a mi propia conciencia y me he ido al paraíso.

Figura a pocos kilómetros de Plasencia, en un pequeño pueblo llamado el Villar de Plasencia. He comprobado que Dios no expulsó de allí a nadie, sino que hizo una selección para que se quedaran los mejores.

A ratos me he sentido un intruso en aquel maravilloso paraje, por no saber si hacía bien en ir, al principio, y por dudar de estar a la altura de sus habitantes después. Si tengo que destacar a alguien lo haré con las personas que tan bien me han acogido en su seno, pese a las dificultades que entrañaba. Especialmente a Cuky, a Naiara y a Carlos, a quien dedico la canción que acompaña esta entrada. Pero también al resto, a Edu, al Quillo, a los dos Ivanes, a Jessi, a Raquel, a Alberto, a Harvar (creo que se escribiría así)…

Espero no olvidarme de ninguno.

Pero ese pueblo tiene mucha más gente maravillosa, y a todos vaya mi agradecimiento, por descubrirme un día el paraíso y por dejarme infiltrarme en él durante unos días después.

2 pensamientos en “Un intruso en el paraíso”

  1. Este año el pueblo ha tenido otro color, otro olor, otro sentido…ojalá pudiera haber disfrutado más de las fiestas, de mi gente, de mis amigos, de mis canchos, de mi piscina, de las estrellas, de las FIESTAS!.
    Me queda un mal sabor de boca, un borroso recuerdo, unas cortas horas… ojlá hubiese podido compartir más…por todo ello.
    PERDONA!!

    CuKY

  2. No hay nada que perdonar, todo lo contrario. Me ha servido para descubrir una Cuky que todos intuíamos pero que se mantenía oculta.

    Estoy muy orgulloso de tí.

    Eres grande!

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *