Un día

Desbrozo espigas de ironía de tu selva de poesía,
que encuentra tus reproches escondidos tras una leve sonrisa.

Paseo a tu lado mientras esbozo esta elegía
bajo un sol de septiembre que se oculta tras la isla.

Entono una canción diez veces repetida,
y canto en voz bajita, para no estropear su melodía.

Subo a la Virgen del Puerto y despierto a sus servitas,
busco regalices de hinojos de una primavera tardía.

Vemos «Gran hermano» y nos quedamos con la china,
gritas de terror al no entender una montaña asesina.

Encuentro adoquines de lluvia por encima de tu pantorrilla
y me guardo tu mirada en una fotografía.

Espero aquí sentado a que me regales otro día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *