El desván del duende en rumbalibre

Estaban en el escenario, subidos, como en un concierto cualquiera, cantaban, quizás, «manos abiertas», «sin vértigo» o «a tu lado», ¿qué más da? Ya los había escuchado mil veces, más de trescientas sin exagerar, aunque algunas letras habían variado sensiblemente seguían siendo las mismas que un día me hicieron soñar…

Cerré los ojos y fui descontando sonidos, se me fue el saxo, algo de percusión, alguna voz y hasta el bajo, volví a ver a aquellos cuatro chicos ilusionados que un día no se creían que fueran a tocar en público ante 3000 personas en un concierto con el arrebato.

Fui pasando uno a uno, tantas vivencias, tantas ilusiones, tantos sueños juntos y tantos kilómetros. Jose, el eterno huesped, el quinto hermano, una noche de poesía. Jorge, el sentimiento, un abrazo, una lágrima, una confesión. Antonio una canción de Sabina, una broma, un guiño. Miguel, una llamada, un reconocimiento, una mano tendida.

Volví a abrir los ojos, despacito, para que fueran apareciendo el resto poco a poco, Lupe, Carlos, Joaquín… por ese orden. Habían crecido. Aquel pequeño escenario de la facultad se había convertido en un gran tablao, pero los sentimientos seguían siendo los mismos, los sueños volaban ahora a ritmo de macetas de colores hasta la mismísima Minneapolis.

Volví a llorar con la niña buena, que ahora me alimenta de malayerba. Mientras, un nudo marinero me encogía el corazón. Lancé señales de humo, que solo escuchó el duende Manué ,y solté a los cuatro vientos un grito de esperanza que cruzó de orilla a orilla.

El sábado volveré a verlos… en Zafra, en un festival que sé que mi hermano Jose ha hecho con todo el cariño, espero veros a todos allí, se lo debemos.

4 pensamientos en “El desván del duende en rumbalibre”

  1. QUE ENVIDIA ME DAS!!!!!!!!!!!!!!!!
    ME ENCANTARÍA DE NUEVO ESTAR ALLÍ, Y CANTAR, BAILAR Y DISFRUTAR CONTIGO PERO…UN HERMANO PEQUEÑO ME LO IMPIDE…JO!!!!!!

    ESPERO QUE LO DISFRUTES Y QUE ME RECUERDES SIEMPRE…
    DE ORILLA A ORILLA!!

    DISFRUTALO!!!!!!TU QUE PUEDES!!!!

  2. Ke bonito cuando recuerdas, para mi el primero fue cuando llegue a pensar que eran «hombres G».

    Allí estaremos el sabado.

    Un besazo Ana

  3. Aquí estamos, brother, al pie del cañón… son las tres de la madrugada y seguimos currando…

    Queda mucho por vivir,
    por sentir,
    por cantar,
    por escuchar…

    (NO EXAGERES PATRI)

    En Zafra nos vemos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *