Tu voz

Me encanta escuchar tu voz, esas palabras que viven en un susurro y se escapan en un suspiro.

Me gusta respirarlas, a dos centímetros de tu boca, porque huelen a los verdes paisajes de la sierra de Gata.

Me alimento masticándolas, cuando llegan desde el móvil, porque saben a dulce miel y fruta fresca recién cogida.

Me pierdo en tus ojos escuchándolas, tan llenos de agua clara que a veces se desbordan, cuando sube la marea, con la luna llena o la brisa.

Quiero sentirlas nacer, con mis manos en tu cuerpo, descubrir como vibran al ser pronunciadas.

Necesito apagarlas en un beso, no para que no se digan, sino para que me lleguen aún más adentro.

3 pensamientos en “Tu voz”

  1. Anónima (sí, sí ya sabes que sé que eres anónima):

    No hace falta que los escribas, prefiero escucharlos y no sé si lo has escrito bien, pero al leer tus palabras al menos me lo has transmitido y he suspirado yo.

    Espiral:

    Gracias a tí.

    Besos a ambas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *