Los años de nuestra vida

Hoy he tenido la oportunidad de hacer un repaso a algunos de los mejores momentos de mi vida. No ha sido motivado por ninguna experiencia extrasensorial, ni he visto túneles en los que mi vida pasaba como en diapositivas, ni nada parecido.

Mucho más sencillo. Ha sido a través de un juego de consola. Por fin ha llegado a mis manos el Singstar de Queen y el recorrido por sus canciones me ha permitido irme hasta mi adolescencia e ir recordando momentos de mi juventud y amigos, que a veces parece que quedan en el camino, pero siempre estarán ahí.

De la mano de las «Fat bottoned girls» he retrocedido hasta tercero de BUP, (sí, soy de los que hicieron BUP, este miércoles hago 36 años), y he recordado cómo llegó Queen a mi vida para convertirse en su banda sonora, junto a otros muchos grupos que se fueron incorporando después, pero en menor medida.

Aunque muchas de sus canciones ya pertenecían a mis tonos de barra, (antes los politonos se descargaban en una barra de bar cuando quedaban los últimos clientes), no profundicé en este grupo hasta aquel curso del 90.

Acababa de llegar a Sevilla y para mi todo era nuevo. Nueva ciudad, nuevo instituto, nueva forma de vida y, por supuesto, nuevos amigos. Afortunadamente para prácticamente todos los compañeros de aquel curso era una situación parecida. Era un centro de nueva creación en una barriada emergente del Este de Sevilla y los alumnos procedían de los más dispares lugares de la ciudad y apenas se conocían. Eso sirvió para que existiera una predisposición especial a entablar relaciones de amistad.

Los primeros tres meses, mientras remataban las obras de nuestro instituto, los pasamos, «de prestado», en el instituto San Pablo, junto al polideportivo del Caja San Fernando, dónde asistíamos a clases nocturnas para no coincidir con sus moradores habituales.

Recuerdo el primer día de clase y cómo procuré sentarme a una distancia moderada de los profesores para pasar inadvertido, ni en la primera fila, reservada habitualmente para los pelotas y destacados, ni en las últimas, dónde las clases suelen ser más divertidas pero menos «rentables».

Entré de los primeros, dejé mis cosas, y me senté a esperar. Delante mía se sentó otro joven de mi misma edad pero que me sacaba una cabeza de altura, con el consiguiente fastidio pues eclipsó por completo mi visión de la pizarra. Antes de que llegara la primera profesora se giró, se presentó, Manuel Reyes, me preguntó si molestaba y me invitó a compartir pupitre con él. Avancé unos metros y ahí nació una gran amistad que, pese a los años transcurridos y grandes lagunas de tiempo entre contactos, aún perdura.

Manuel, Manolo para los amigos, era un torrente verbal. En menos de dos clases sabía gran parte de su vida y, si me descuido, hasta de la mía que él me ayudaba a descubrir. Ese primer día ya me había invitado a su casa y a una fiesta que se celebraría ese viernes en una antigua discoteca que habían alquilado en no recuerdo qué lugar de Sevilla.

Me preguntó por mi grupo favorito y supongo que le diría que no tenía ninguno en especial, quizás Mecano, Duncan Dhu, o alguno por el estilo y pronosticó que a partir del día siguiente sería Queen. No le creí.

A la tarde siguiente se presentó con varias cintas de Queen. Grabados en cassette me dejó «Jazz»,»A night at the opera», «Sheer heart attack», «Live Killers» y «Live in Rio». Por supuesto no pude negarme a cogerlos aunque no estaba seguro de que los fuera a escuchar. Lo hice.

Empecé por «Jazz» y a punto estuve de abandonar la empresa cuando escuché a Freddy Mercury cantar «Mustapha», pero seguí, me animé con «Fat Bottoned Girls» y me enamoré con «Jelaousy», que contrariedad. Seguí escuchando cinta tras cinta y descubriendo el que sería, tal y como había predicho Manolo, mi grupo favorito.

Pronto cada momento de mi vida tenía una canción de Queen y cada canción un momento que asignarle y me vi como loco acudiendo a Sevilla rock a buscar los vinilos. que luego me robarían, hasta juntarlos todos y cada uno, esperando con ansiedad la publicación de «The Miracle» o «Innuendo» (que recuerdo lo compré en Villanueva de la Serena porque a Don Benito, donde vivía cuando salió, llegaba dos días más tarde).

Hoy cantando a grito pelado con el singstar las canciones de Queen he recordado a Manolo, a Jose Carlos, a Jose Antonio (el canijo), a Patricia, a Arantxa (que por cierto la vi el otro día)… y a todas esas personas que han ido formando parte de mi vida a través de las canciones de Queen, o a raíz de Manolo.

También he recordado muchos momentos con mis hermanos cantando «Bohemian Rhapsody,» con Angel Luis cantando «We will rock you», o con alguna multitud enfebrecida cantando «We are the champions». He recordado las olimpiadas del 92 y aquel maravilloso «Barcelona». A aquel otro Jose Carlos con el que me subí a la mesa de la facultad un 24 de noviembre de 1991 a cantar «Who wants to live forever» en tributo a Freddy Mercury, o aquella primera carta al director que me publicó «El periódico Extremadura» en protesta porque en Extremadura no habíamos visto el concierto homenaje a Freddy desde Wembley porque echaban un «Mérida-Real Madrid B».

Le he puesto nombre a canciones, y canciones a nombres. «You are my best friend» se podría llamar Mario, Roberto, Jose, Patricia, Mamen, Noelia, Raquel, Naiara, Ana, Carmen, Elena, Helena, Carlos, Cristina, Gema, Edu o muchos de los nombres antes mencionados. «Bohemian Rhapsody» se llamaría Iván o Raúl, «We will rock you» Angel Luis o Javi, «Jelousy» tendría mi propio nombre, «Brighton Rock» se llamaría Manolo, «Sheer Heart Attack» Jose Carlos, «My bijou» o «You are the love of my life» …. (que la aludida se sustituya por estos puntos suspensivos), y así todas y cada una de las canciones de este grupo legendario.

Pero no os voy a dejar ninguna de las canciones mencionadas si no una que os engloba a todos y todas…. Va por vosotros (y vosotras):

A veces siento
Que regreso a los viejos tiempos. Tiempo atrás,
cuando éramos niños, cuando éramos jóvenes.
Las cosas parecían tan perfectas…, ¿sabes?
Los días no tenían fin éramos “locos” éramos jóvenes
El sol siempre brillaba, vivíamos solo para divertirnos.
A veces parece que últimamente, no sé por qué,
el resto de mi vida haya sido sólamente un show

Esos fueron los días de nuestras vidas
Las cosas malas en la vida eran tan pocas…
Esos días ya se han ido, pero una cosa es cierta
Cuando miro atrás y me doy cuenta de que…, aún te amo

No puedes retroceder el reloj, ni puedes regresar la marea
¿No es eso una pena?
Me gustaría dar marcha atrás a esta montaña rusa
Cuando la vida era solo un juego

De nada sirve sentarte y pensar en lo que hiciste
Cuando puedes recostarte y disfrutarlo con tus hijos
A veces parece tarde. Simplemente no lo sé
Mejor siéntate y déjate llevar

Porque estos son los días de nuestras vidas
Han volado con rapidez.
Esos días ya se han ido, pero algunas cosas permanecen
Cuando echo la vista atrás y encuentro que nada cambió

Esos fueron los días de nuestras vidas, sí.
Las cosas malas en la vida realmente fueron muy pocas
Esos días ya se han ido, pero una cosa aun es verdad
Cuando miro y me doy cuenta de que…
aún te amo

Aún te amo.

12 pensamientos en “Los años de nuestra vida”

  1. Una vez más me los has puesto como escarpias.
    En muchas ocasiones pienso en que me gustaría volver 10, 15 ó pq no, 20 años atrás, recordando aquellos como mejores momentos q los presentes, ¿sin preocupaciones? o ¿sin problemas? Quizás solo queden en nuestras memorias los buenos ratos, pues también nos atormentaba suspender un simple control de sociales, perder 3 canicas seguidas, que la chica para que te gustaba ni siquiera se fijara en ti, o que Papá y Mamá no nosa dejaran ir a alguna excursión. Dentro de 10, 15 o quién sabe, 20, deseariamos volver a los presentes, seguramente solo por resistirnos al paso del tiempo. Carpe diem, como no.
    Estoy con «el Díez», geniales.

  2. Sencillamente tu… Ayer mi amigo Boni se clasificaba para su primer campeonato de España. Me alegre más incluso que si hubiera sido yo, poco a poco me enseñas a querer mas a mi gente de alrededor.. Mi lista de amigos como sabes es muuucho mas reducida que la tuya, quiza por mi forma de ser, quizá porque no aprendí a querer lo suficiente, quizá por los mil defectos que tengo para conservar mis «amistades».
    Con alguna personas soy diferente y ahi entras tu, que eres capaz de sacar tanto una sonrisa como un cabreo simplemente sabiendo que eso necesito. por eso eres mi amigo. Mi muy mejor amigo. Gracias por estar y encima saberlo. Un abrazo fuerte

  3. Se me ocurre una cosa para animaros a seguir escribiendo comentarios y es que, a todo aquel amigo que lo haga le asignaré una canción de Queen, para que veais que es cierto que cada uno tiene la suya.

    Empiezo por los que ya estáis aquí:

    Jose sería una canción de A night at the opera, con toda seguridad. Primero porque es el mejor disco de Queen a mi gusto y Jose lo merece, y segundo porque es el más profundo, algo que también concuerda con la forma de ser de Jose. Es una canción poco conocida, pero creo que es la que le asingaría, «Good Company», porque él siempre será la mejor compañía para cualquiera y la que nuestros padres nos recomendarían.

    A Robert le dedicaría una de «A day at the races», «Good old fashioned lover boy», siemplemente por que si… quien quiera averiguarlo que escuche y traduzca la canción. También le viene bien «Don´t stop me now»

    A Raul, aunque le tengo vinculado ineludiblemente a «Bohemian Rhapsody» creo que le buscaría algo más fuerte recordando su pasado. Algo de «Sheer heart attack», posiblemente «Brighton Rock» o «keep yourserlf alive» del «Queen at the beeb»

    A Patricia tendría que ser algo melódico de la última época… con todos mis respetos hacia Iván, y sin buscarle dobles sentidos al significado textual de la canción… creo que le dedicaria «Delilah» del «Innuendo» o, por su coherencia en lo que hace y dice, «Doing all right» del primer disco.

  4. Me alegro de que cuando cantes, una pequeña parte de tu mente, piense en mi…
    A mi, a veces se me olvida que tengo AMIGOS!! tan geniales como tu!!
    Te Necesito, siempre!

    Un BEsazoooo!!!!!!!!!

    CuKy!!!

  5. A Helena (Cuky): A tí te voy de dedicar una de mis canciones favoritas y que creo que deberías escuchar detenidamente, se llama «Spread your wings»

  6. Pues eso sí es complicado, así, en principio se me ocurriría, tirando por lo fácil, «Invisible man» del disco «The Miracle» (es que no hay invisible woman), pero, leyendo tu blog y esa facultad que tienes para volar de noche… creo que te voy a dedicar «It’s a kind og magic» del disco del mismo nombre.

  7. Aunque no venga a cuento en esta entrada, si aprovecho la ocasión para felicitarte, ¿también me asignas una canción?
    Me hubiera gustado más que tu grupo favorito fuera Mecano, y así poder evitarme la traducción.
    Pues eso, muchíiiisimas felicidades!
    Una lástima que este año no tengamos tiempo para paintball.

  8. Mamen, para tí dejaría la mísma que para Cuky, la de Spread your wings, porque creo que también te va al pelo, pero por no repetirme te buscaré otra.

    Voy a ser un poco malo y te voy a dedicar…

    Somebody to love.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *