Generación Nutella ya es una realidad

Hace un año, el 2 de abril del pasado, escribía un artículo sobre la visita a Plasencia de Espido Freire y surgía entonces un nombre, generación Nutella, que pretendía englobar a todos aquellos escritores, aficionados o juntaletras, anónimos o no, que se sienten, y quieren sentir, marginados de todas aquellas generaciones que se establecen siguiendo una serie de estereotipos que suele marcar el comercio o la prensa. Es una incoherencia, englobar en un grupo a todos aquellos que no quieren pertenecer a ninguno, pero la vida está llena de estas contrariedades.

Podéis leer el artículo en cuestión pinchando aquí.

Fue entonces cuando se me ocurrió la idea de hacer un «lanzador de blogs», que no es si no una especie de listado de varias bitácoras personales, bajo ese nombre, www.generacionnutella.com. Adquirí el dominio y ahí se quedó, en el sueño de los justos, durante todo este año.

Ayer retomé la iniciativa y hoy ya es una realidad. He añadido en principio los blogs más cercanos, familia y amigos, pero caben todos los que queráis, sólo tenéis que hacermelo saber escribiendo al correo generacion@generacionnutella.com, y vuestro blog aparecerá en este lanzador.

Generación Nutella

O dejando un comentario a esta entrada.

Tus manos

Quiero tocar tus manos otra vez,
que mis yemas recorran
los invertebrados ríos de tus venas.
Sentir el pálpito de vida al discurrir por ellas,
y que el calor de tu cuerpo
se convierta en caricia.

Quiero enlazar mis dedos con tus dedos,
como hiedra silenciosa que se aferra
a tu razón,
que se enreda por tus sueños y trepa
buscando
el beso.

Quiero que se junten nuestras palmas,
dejar mis huellas
en tus huellas y un rastro de pasión
en su contacto.
Compartir tu calor, dejar mi frío.
Abandonar mi cuerpo y guarecerme
bajo tu piel.

Quiero desembocar en tus brazos,
naufragar en la corriente
que me arrastra y dormir,
inconsciente, en el regato del valle
que se extiende
entre tus senos.