5,56

5,56 de la mañana. Sudoroso me despierto sobresaltado. Por la ventana entra un leve olor a humedad, a tierra mojada, con esa soflama que acompaña a las noches de verano. Somnoliento miro el reloj en el móvil y en mi retina quedan fijos los dígitos. 5,56.

Voy al baño, deambulando y, al salir, dirijo mis pasos instintivamente al ordenador. Sé que me costará conciliar de nuevo el sueño así que decido flagelar mi insomnio revisando la prensa del día que asoma por la ventana.

El navegador está abierto por la página de hotmail, dónde he hecho limpieza antes de acostarme y sólo figura un correo que he dejado en la bandeja de entrada para no olvidar contestarlo al día siguiente. Le doy a F5 para que actualice y abro una nueva pestaña con las noticias del hoy. La isla está sucia y han aparecido ratas muertas que mañana estarán en mi cuenta de críticas en los comentarios.

Vuelvo al correo y con sorpresa encuentro uno tuyo que huele a sompopos y campos guatemaltecos. Aunque breve, esperaba ese correo desde el viernes. Miro la hora de recepción y se me queda grabada en la retina. 5,56. ¿casualidad?

Perro zompopo – Quiero que sepas

4 pensamientos en “5,56”

  1. Sin que te lo tomes a mal, a mí realmente me preocupa mucho más que hayan aparecido ratas muertas en la isla a qué hora será en guatemala, a lo mejor allí también hay ratas muertas pero allí no se bañan ni mis primitos ni mi madre con sus amigas…

  2. No sé si es mi propio blog, que no es más que un recurso literario, el lugar oportuno para dar explicaciones, pero visto que se demandan tendré que explicar algo que te podía explicar personalmente sin tenerlo que hacer público en un lugar cómo este.

    Por supuesto a mí también me preocupa mucho más este hecho que la hora en Guatemala y por ello llevo prácticamente sin dormir desde el domingo buscando soluciones, sin que nadie se haya preocupado en preguntarme hasta dónde pueden estar afectándome las críticas.

    El hecho de que, históricamente y desde el principio de los tiempos, aparezcan ratas en el canal de baños de la isla es motivado por la riada que el pasado domingo se produjo con motivo de las lluvias torrenciales caídas.

    Los desagües de la zona de Rosal de Ayala y Los Pitufos tienen unos aliviaderos que, para evitar que se inunden las calles, vierten a la zona del canal en la que este año, yo personalmente, he prohibido el baño, que es la zona comprendida entre la entrada del canal y la depuradora, a la altura del campo de fútbol.

    Tengo en proyecto corregir esta deficienca al año que viene con la obra oportuna, pero este año era imposible dada la premura de tiempo por abrir el canal.

    Ante esta posibilidad el mismo domingo cuando se produjeron las lluvias ordené el cierre al baño, la limpieza del canal, en su zona habilitada para el baño y el correcto tratamiento de las aguas para garantizar su salubridad.

    Encargué una medición del estado de las aguas y ordené que se vigilara especialmente. Los análisis demuestran que la calidad del agua, en la zona donde está permitido el baño, es óptima para su uso, por lo que se permite el mismo.

    El lunes por la noche se evidencia la presencia de materia orgánica y animales muertos en la zona no apta para el baño (de la depuradora para arriba) que además desprende malos olores. Por la mañana se vuelven a realizar nuevas mediciones que demuestran la buena calidad de las aguas, por lo que se decide mantener ese día abierto el canal para el baño. Esa misma tarde llega una información de la inspectora farmacéutica que recomienda el cierre y la limpieza íntegra del canal porque hay gente que, bajo su propia responsabilidad, se baña en las zonas no permitidas.

    No obstante el agua destinado al baño está convenientemente tratada y depurada en todo momento. Por eso sólo se abre de la depuradora para abajo.

    Inmediatamente se da la orden para que el miércoles y el jueves se lleve a cabo esta limpieza que terminará a lo largo de esta noche para que mañana vuelva a estar abierto al público.

    En resumen. En ningún momento se ha pueso en peligro la salud pública de los usuarios. En todo momento he estado pendiente de lo que sucedía en la isla y no de la hora en Guatemala. Esto es un blog literario y no político con el que intento desconectar de los problemas cotidianos. Las explicaciones las suelo dar en la prensa y a los amigos que estén preocupados en persona, sólo con llamarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *