Un mundo en la mirada – Parte 6 – La runa

Parte 6 – La runa

Mosk hundió su mirada en el suelo y comenzó a alejarse de la expectante multitud que se había congregado a su alrededor. Nadie preguntó nada, tan solo le dejaron marchar en silencio mientras se encaminaba a la pequeña sierra de recuerdos conocida como “Atnas Allalo”. En aquella mirada los accidentes orográficos no eran sino recuerdos grabados en ella desde la infancia.

Poco a poco desapareció en el horizonte mientras sus convecinos entonaban tristes canciones celtas que narraban melancólicas historias de tiempos pasados.
Mosk cruzó el umbroso robledal hasta el alto de la Atalaya, desde donde podía divisar el conjunto de recuerdos, positivos y negativos, que le habían llevado a aquel estado de añoranza.

Se sentó en un lecho pizarroso y con sus propias lágrimas comenzó a escribir en un lenguaje rúnico, que había aprendido en uno de sus viajes por el centro de Europa, hacía cientos de años.













Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *